Si amanece y ves que estoy durmiendo... despiértame.

Eres un ganador, no porque no hayas perdido nunca sino porque nunca das nada por perdido. Regalo de Cherokee

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Qué es la vida...


Estaba leyendo a Jung y me paré en: “La vida no vivida es una enfermedad de la que se puede morir.”
Si lo tuviera frente a frente estoy convencido que me diría: “eso es lo que pienso, no quiero decir que lo afirme”, porque Jung le tenía mucho temor a sus ideas y sobre todo a que se las pudieran rebatir.

Entonces se me encendió una lamparita y es como si le dijera a Jung, hombre... La vida es una enfermedad, puede que se me quedara mirando perplejo y con sus incertidumbres revoloteando.

Y ahora... me repito y me repito: “la vida es una enfermedad.” Claro. Algo tan simple y de pronto como una chispa encendiendo todo.
Lo asocié con la genialidad de Huxley y Su Mundo feliz... El soma, la medicación; los automatismos. Una forma de escapar de la actividad de la enfermedad que ya antes de nacer padecemos todos, una constante contra ella que se manifiesta con los síntomas más variados y se combate constantemente con diversos tratamientos. No es ya esos dolores diarios ni los malestares o que un día nos acostemos con la sorpresa de no haber padecido casi nada. Es la enfermedad en sí que nos va atacando poco a poco, lentamente hasta matarnos. Vivamos o no la vida Jung, la enfermedad se manifiesta y la lucha contra ella es permanente. Unos la afrontan con valentía, otros con miedo, otros con síntomas hipocondríacos, con escudos, con banderas, con fármacos que el cuerpo va elaborando sin parar o agregados de laboratorio...

Jo... La vida es una enfermedad...
(A lo que Helena, http://helenamyblog.blogspot.com/, agregó que “la vida es una enfermedad mortal que se transmite sexualmente...”)