Si amanece y ves que estoy durmiendo... despiértame.

Eres un ganador, no porque no hayas perdido nunca sino porque nunca das nada por perdido. Regalo de Cherokee

lunes, 27 de mayo de 2019

El cerebro no te ayuda ser feliz o mejor. Las elecciones políticas las decide la comodidad.



Puse elecciones políticas porque hoy se decidían muchas cosas con respecto a la UE y otras más. Miles de personas que van a tener un puesto privilegiado y ganar fortunas del Estado nada más que por hablar y ser los intermediarios de los monopolios comerciales.


¿Pero qué pasa con nuestro cerebro?

Cuando recibes información, por ejemplo las insoportables propagandas y programas políticos que son un bluf, el cerebro se prepara por sí mismo para lograr lo más cómodo.

Y si se repiten miles y miles de veces, el cerebro va creando autopistas a los que te conducen esas acciones y actividades

Piensas… ¿Crees que piensas y sacas conclusiones por ti mismo? No.

El cerebro piensa porque tiene neuronas y todos sus cables en las cuales no estás tú, sino un ente general, que tú crees que eres tú.


Es pura química. Las arterias transportan el oxígeno y el alimento y las venas eliminan la toxicidad. Cuando uno está dos minutos sin oxígeno en el cerebro, la muerte cerebral es por acumulación de toxinas. Así que es un órgano muy tóxico que debe estar bien oxigenado. Y la gente no sabe que el oxígeno además de alimentar a las células promueve la fabricación instantánea de venas y arterias. Cuando uno respira profundo, la red capilar (venas y arterias) crece y hay más neuronas limpias. Y neuronas limpias es igual a claridad mental, pensar mejor y más tranquilo. O sea que si está más limpio, piensas mejor.

Un programa externo a nosotros que quiere manipularnos nos acribilla para que no respiremos bien.

Todo esto es reversible. Desde luego no es magia y este cambio no va a suceder de golpe y un día te vas a despertar y se terminó la alienación impuesta. Hay que dedicar tiempo, compromiso y disciplina para cambiar eso. Se llaman pensamientos inducidos. 

En todo  momento se va haciendo un hábito en tu vida y ahora lo tienes incorporado y es automático.

O sea que aunque no en todo, porque el cerebro no lo permite, puedes ser libre en su mayoría y pensar por ti mismo.
El cerebro trata de que no pienses, que no hagas nada nuevo y de que no cambies porque si así estás bien no le importa si eres feliz. Al cerebro no le importa si te peleas con quien sea, si tienes un sueldo bajo o si eres baj@ o alto@, si no estás satisfech@. A él lo único que le importa es que sobrevivas. Y si hasta hoy estás viv@ el cerebro dice “Repitamos todo, que todo el día de hoy sea idéntico al de ayer”.


Trabajar con tu tu cerebro sería pensar “esto me funcionó ayer, hoy quiero hacerlo diferente”: quiero estudiar otra cosa, quiero tener otra relación con la vida y los acontecimientos… Si no te detienes a hablarle, a hacer la pausa, a ver dónde estás hoy y qué quieres para mañana el cerebro no lo va a hacer nunca.



Biología Molecular de la Universidad de Harvard