Si amanece y ves que estoy durmiendo... despiértame.

Eres un ganador, no porque no hayas perdido nunca sino porque nunca das nada por perdido. Regalo de Cherokee

sábado, 7 de junio de 2008

Los ruidos humanos alteran el ecosistema

La comunicación es cada vez más dificultosa.

Una noticia alarmante que ha sido propagada por el investigador Bernie Krause quien asevera que “el ruido humano está devorando el espacio natural penetrando hasta los sitios más recónditos de la selva”.

Krause ha grabado durante más de 40 años los sonidos del planeta y a él se debe la “teoría del nicho” según la cual cada especie animal ocupa un espectro acústico que no interfiere con el resto de las especies, con esto queda claro que ningún sonido crea interferencias, no existen dos especies animales distintas que se comuniquen igual, o sea en la misma frecuencia, todo ello con el fin de facilitar así la comunicación de cada una.

Y qué es lo que está registrando hace ya muchos años (desde 1968), que nuestras máquinas y todo tipo de aparejo tecnológico están poniendo en peligro la armonía natural que ha llevado millones de años de convivencia.

Grabando a los pájaros en plena selva, los cantos de éstos son apagados e interferidos por aviones o máquinas funcionando a cierta distancia. Es así como en numerosas especies su hábitat natural se ha empezado a alterar, teniendo que emigrar gran cantidad de ellas pero con la dificultad añadida de no encontrar un nuevo espacio idóneo. La lucha por comunicarse se ha acrecentado de forma alarmante y es más, según Krause desde 1968 más del 40% de los sonidos que hasta ese momento registraba se han extinguido para siempre

Muchos son los humanos que se quejan continuamente de su propia falta de comunicación entre sí sin pensar que sus propios ruidos están alterando sus propias frecuencias para tal fin.

Buscamos tantas explicaciones y siempre están ahí, muy sencillas, muy obvias.